Riesgolab Consulting Group

Residuos Tecnologicos Ley 11720

Correo electrónico Imprimir PDF

    Residuos Tecnologicos

Residuos Especiales

En funcion de lo que dicta la Ley Nº 11720, el Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, sancionan con fuerza de, L E Y:

Artículo 1ºLa generación, manipulación almacenamiento, transporte, tratamiento y disposición final de residuos especiales en el territorio de la Provincia de Buenos Aires, quedan sujetos a las disposiciones de la presente Ley.

Artículo- Son fines de la presente Ley: Reducir la cantidad de residuos especiales generados, minimizar los potenciales riesgos del tratamiento, transporte y disposición de los mismos y promover la utilización de las tecnologías más adecuados, desde el punto de vista ambiental.

Artículo- Se entiende por residuo a cualquier sustancia u objeto, gaseoso (siempre que se encuentre contenido en recipientes), sólido, semisólido o líquido del cual su poseedor, productor o generador se desprenda o tenga la obligación legal de hacerlo.

                                   Por lo que serán residuos especiales los que pertenezcan a cualquiera de las categorías enumeradas en el Anexo I, a menos que no tenga ninguna de las características descriptas en el Anexo 2; y todo aquel residuo que posea sustancias o materias que figuren en el anexo 1 en cantidades, concentraciones a determinar por la Autoridad de Aplicación, o de naturaleza tal que directa o indirectamente representan un riesgo para la salud o el medio ambiente en general.

 En este link podran tener acceso a la Ley dentro de la Web de la OPDS: http://www.opds.gba.gov.ar/index.php/leyes/ver/63

Los Residuos Tecnologicos o Electronicos se encuentran dentro de la categoria de Residuos Especiales y en Argentina generamos alrededor de 100.000 toneladas de residuos por año.

Otro punto clave del proyecto es que, desde dos años después de sancionada la ley (que ahora pasó a Diputados), quedará prohibida la comercialización de aparatos eléctrico y electrónicos que contengan plomo, mercurio, cadmio, cromo hexavalente, polibromobifenilos y polibromodifeniléteres.

 

¿Que son los Residuos Tecnologicos o Electronicos?

  Los RAEEs son residuos de aparatos eléctricos y electrónicos como por ejemplo, heladeras, microondas, reproductores de música, computadoras, monitores, televisores, celulares, equipos de iluminación, herramientas eléctricas, juguetes, etc. El problema de estos residuos es que junto con los materiales reciclables se encuentran sustancias contaminantes como plomo, mercurio, arsénico, cadmio y cromo hexavalente, las cuales son tóxicas y poseen gran capacidad de dañar el ambiente y afectar la salud de la población. El plomo que contiene el tubo de rayos catódicos de un solo televisor puede contaminar hasta 40 millones de litros de agua.

 El mundial por ejemplo, trajo aparejado una venta inmensa de nuevas tecnologías de televisores. Pantallas planas e imágenes en alta definición fueron las premisas para ver todos los partidos de la selección. El lado oscuro de esta modernización son los millones de televisores obsoletos que serán desechados en los próximos años. El plomo que contiene el tubo de rayos catódicos de un solo televisor puede contaminar hasta 40 millones de litros de agua.

Los Aparatos Eléctricos y Electrónicos (AEE) hacen la vida más fácil, de eso no hay ninguna duda. Todos los días los utilizamos para múltiples funciones, algunos nos despiertan, en otros escribimos, algunos nos preparan el café y otros hasta pagan el sueldo. Esto es así hasta que dejan de proveernos la función que esperamos de ellos, esto puede pasar porque se rompió y se opta por la compra de uno nuevo en vez de la reparación o porque a pesar de funcionar correctamente, no cumple con las nuevas expectativas que el usuario espera. Cualquiera sea el caso, el AEE es desechado y se convierte en un residuo.

                                                                                   Los RAEEs son residuos de aparatos eléctricos y electrónicos como por ejemplo, heladeras, microondas, reproductores de música, computadoras, monitores, televisores, celulares, equipos de iluminación, herramientas eléctricas, juguetes, etc. Se cree que en Argentina se desecharon 80 toneladas de RAEEs en el año 2006 y algunos autores hablan de 100 toneladas en el año 2008. Es factible que ese número sea mayor en la actualidad debido al rápido progreso tecnológico y al marcado aumento en las ventas de computadoras portátiles y televisores con tecnología LCD y el consecuente desecho de aparatos obsoletos.

A pesar de estar en desuso y de ser descartados, los RAEEs contienen gran cantidad de materiales que pueden ser utilizados en diferentes procesos, por ejemplo el ABS (plástico), el hierro y el acero que suman más del 50% del peso de un RAEE promedio pueden ser fácilmente reciclados y utilizados para producir nuevos aparatos. De esta manera no sólo se ahorra materia prima sino también, energía. Las plaquetas contienen pequeñas cantidades de metales preciosos que pueden ser recuperados mediante tecnologías avanzadas de fundición.

La recuperación de los materiales a gran escala puede aumentar la oferta de metales y como consecuencia, reducir la cantidad de emprendimientos mineros que poseen un fuerte impacto sobre el ambiente. El problema de los residuos es que junto con los materiales reciclables se encuentran sustancias contaminantes como plomo, mercurio, arsénico, cadmio y cromo hexavalente, las cuales son tóxicas y poseen gran capacidad de dañar el ambiente y afectar la salud de la población.

Es importante destacar que hoy una correcta gestión de los RAEEs puede recuperar cerca del 100% de los materiales y reducir el impacto sobre el ambiente al mínimo.

Cuando un RAEE es abandonado en la calle o es tirado junto con los residuos urbanos a un relleno sanitario, al poco tiempo la lluvia y la actividad biológica liberan gran parte de las sustancias tóxicas. El suelo puede retener gran parte de la contaminación, pero llegado a un punto, puede agotar su capacidad de almacenamiento y permitir que se filtre hacia el agua subterránea, la cual es consumida por las familias que no tienen acceso al agua de red.

Los efectos de los metales pesados en la salud humana son bien conocidos, el caso más común son los producidos por el plomo. Ese contaminante es muy peligroso para los chicos produciendo daños irreversibles en el desarrollo del cerebro y afectando de manera negativa la capacidad intelectual. Sabiendo que un monitor o televisor contiene alrededor de 2 kilogramos de plomo y que el límite admisible para el agua potable según el Código Alimentario Argentino es de 0,05 mg/L, un solo monitor o televisor puede contaminar hasta 40 millones de litros de agua.

En Argentina existen numerosas empresas, ONGs, programas e iniciativas que trabajan separando los RAEEs del circuito de los residuos sólidos urbanos. Muchas de ellas trabajan restaurando los equipos y los venden a bajos precios o los donan. Otras empresas como Industrias Dalafer, Scrap y Rezagos y Silkers realizan una gestión integral de los materiales, incluyendo los que contienen las sustancias más peligrosas, como son las plaquetas electrónicas, las cuales son exportadas a plantas de alta tecnología radicadas en el exterior para su reciclaje.

En la actualidad existe un proyecto de ley presentado por el senador Daniel Filmus, el cual propone quitar la niebla del marco legal donde esta inserta la gestión de los RAEEs. La ley plantea en principio que los productores diseñen aparatos menos contaminantes y colaboren con un impuesto anticipado para la gestión de los residuos generados una vez que los productos entren en desuso.

La solución al problema requiere que todas las partes involucradas entiendan, acepten y se comprometan con su lugar en el circuito. Es importante que los usuarios sean concientes de los graves problemas que conlleva una mala gestión de los RAEEs, que las empresas vean la responsabilidad extendida no como un costo, sino como un valor agregado que ofrecerán al consumidor y que el gobierno genere leyes eficaces, con definiciones precisas y con instrumentos orientados a solucionar el problema y no a recaudar fondos.

Hoy día, aparatos electrónicos como televisores, teléfonos móviles, ordenadores, impresoras, cámaras fotográficas y electrodomésticos de todo tipo, quedan obsoletos continuamente. Se convierten así en basura tecnologica, que no siempre se recicla. Muchos de los elementos y compuestos que contienen estos desechos tecnológicos suponen un elevado riesgo para el medio ambiente si los aparatos se entierran en los vertederos, se incineran o se desmontan de manera inadecuada.

De tecnología punta a residuo tecnológico

Muy poco tiempo separa ya a un ordenador de última generación de un modelo obsoleto. La capacidad de procesamiento de los ordenadores se duplica más o menos cada dos años, de modo que el PC último modelo de hoy seguramente en unos años tendrá problemas para manejar algunos de los programas del momento.

La obsolescencia no amenaza sólo a los ordenadores. Los telefonos celulares moviles o celulares, muy sensibles a la moda, se cambian en España con una frecuencia media de entre 9 y 14 meses, lo que supone que cada año se dejan de usar en el país unos 20 millones de aparatos.

Y uno de los desechos electrónicos que más popularidad está alcanzado últimamente son, sin duda,

 los viejos televisores de tubo de rayos catódicos, que no han resistido al imparable avance de las pantallas planas preparadas para la nueva television digital de alta definición.

Desechos tecnológicos: un problema ambiental

Hasta hace unos años la chatarra tecnológica no era un problema acuciante. Los aparatos electrónicos se mantenían en uso mucho más tiempo, reparándose en caso de avería. Pero en los últimos tiempos la tecnología se ha generalizado y se ha hecho accesible e incluso imprescindible para la gran mayoría de la población. Las actualizaciones, los avances tecnológicos y las modas hacen que los aparatos electrónicos se renueven constantemente, dando lugar a gran cantidad de desechos que hasta hace poco no eran frecuentes.

Los residuos electrónicos tienen sustancias contaminantes

El gran problema de estos aparatos es que contienen elementos y compuestos que pueden resultar tóxicos y peligrosos para el medio ambiente. Los tradicionales monitores de tubo de rayos catódicos son un claro ejemplo de lo expuesto, ya que pueden contener hasta 4 kilos de plomo, un metal pesado peligroso por sus efectos neurotóxicos.

Los ordenadores personales, especialmente los más antiguos, tienen también en su composición sustancias tóxicas como plomo, berilio o cromo hexavalente. Los cables de su interior están recubiertos de PVC que, si son quemados, pueden desprender dioxinas a la atmósfera.

Reciclar la chatarra electrónica proporciona metales valiosos

Pero, además de productos tóxicos, la basura electrónica contiene cantidades apreciables de metales valiosos, como plata y oro, que resultan excelentes conductores de la electricidad. En teoría, reciclar el oro de las placas base de los ordenadores resulta más eficiente y menos destructivo que extraerlo de las minas de superficie que hoy amenazan los bosques lluviosos.

Los desechos tecnológicos en Europa y en España

Actualmente los residuos electrónicos representan aproximadamente el 5% de la basura que se genera en Europa y, según la Agencia Europea del Medio Ambiente, en la próxima década pasarán de las actuales 7,4 millones de toneladas anuales a 14,8 millones.

En España se producen aproximadamente unas 200.000 toneladas al año de residuos tecnológicos procedentes del ámbito doméstico y del sector comercial, electrónico e industrial. Se calcula que si se llegase a procesar el 70% de esta montaña de residuos se podrían recuperar más de 90.000 toneladas de metales, 30.000 toneladas de plásticos y 13.000 toneladas de vidrio.

En Argentina el Senado dio el primer paso para regular el destino final de la llamada “basura electrónica” , residuos peligrosos para el ambiente que van desde pilas y baterías hasta computadoras, celulares y lámparas de bajo consumo. Esos desechos –que hoy son descartados junto a los domiciliarios– deberán tener una recolección, reciclado, tratamiento y disposición final diferenciados cuando el proyecto aprobado ayer se convierta en ley.

La iniciativa, que se discute desde hace tres años y fue celebrada ayer por la organización ambientalista Greenpeace, recibió 54 votos a favor y sólo uno en contra . Ordena el reciclado y la disposición final diferenciada, y consagra el principio de la responsabilidad legal y financiera de los productores en el destino final de lo que fabrican.

El proyecto es la Ley de Presupuestos Mínimos de Gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), que crea un ente mixto en el órbita de la Secretaría de Medio Ambiente y un fondo para que se hagan cargo de la gestión y control de los desechos . El fondo será conformado por aportes que deben hacer las empresas por cada producto que coloquen en el mercado.

Sin embargo, el proyecto exceptúa de esta obligación a las fábricas (generalmente las más poderosas) que organicen la forma de recuperar sus propios residuos electrónicos . Además, la iniciativa no impide a los fabricantes que trasladen el monto que deben abonar al precio de sus productos.

Otro punto clave del proyecto es que, desde dos años después de sancionada la ley (que ahora pasó a Diputados), quedará prohibida la comercialización de aparatos eléctrico y electrónicos que contengan plomo, mercurio, cadmio, cromo hexavalente, polibromobifenilos y polibromodifeniléteres.

“Esta es una de las preocupaciones más importantes en el mundo de hoy ”, dijo Daniel Filmus, impulsor del proyecto, para quien es “un avance histórico”.

Segun Clarín
Jueves 5
de Mayo de 2011

Directiva europea sobre residuos electrónicos

Consciente de que el tratamiento incorrecto de los residuos electrónicos daña el medio ambiente y la salud pública, la Unión Europea ha aprobado una Directiva para evitar en lo posible que los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos acaben junto con los desechos urbanos no seleccionados, y para fomentar un diseño y producción que facilite su desarmado, reutilización y el reciclado de los residuos. La Directiva vela también por la devolución gratuita de los residuos al distribuidor y garantizarán su transporte a instalaciones de tratamiento autorizadas.

Desechos electrónicos: normativa en otros países

Pero no todos los países tratan de igual manera a sus residuos electrónicos. Según el informe elaborado por la oficina de responsabilidad gubernamental de Estados Unidos, este país exporta gran parte de sus desechos tecnológicos a países del Tercer Mundo, violando las propias reglas de la agencia de protección medioambiental (EPA- Environmental Protection Agency) y el Convenio de Basilea de Naciones Unidas. En estos países con legislaciones menos restrictivas y más difusas, los residuos son, en muchos casos, desmontados sin ninguna precaución para poder después vender los componentes que tengan algún valor, mientras que los materiales contaminantes se difunden por el medio ambiente y afectan a la salud de las personas.

Qué hacer con los residuos electrónicos

Alargar la vida de nuestros aparatos tecnológicos permitiría reducir la cantidad de residuos electrónicos que generamos. Y, cuando ya no tengan más uso, mejor que guardarlos en algún sótano o depositarlos en el contenedor de la basura, debemos llevarlos a los puntos de recogida habilitados a tal efecto.

Los ciudadanos deben exigir a los gobernantes que hagan cumplir las leyes en materia de residuos tecnológicos, especialmente por parte de los fabricantes y los recicladores, y que se instalen puntos de recogida en los que poder depositar de manera segura estos desechos. Y los empresarios deberan cumplir con lo que establece nuestra legislacion, ahora tambien al momento de descartar, sus residuos tecnologicos.

 


Compartí este artículo en:

Facebook   

Comentar nota


Codigo de seguridad recargar